Your browser (Internet Explorer 6) is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this and other websites. Learn how to update your browser.
X

Posts tagged ‘Montevideo’

Minientrada

Invasiones inglesas. Crónicas anónimas de dos ingleses sobre Monte Video y Buenos Ayres.

(…)

Arribamos al Río de la Plata en octubre de 1806, cuando nos informaron que los españoles habían retomado Buenos Aires y que nuestras tropas se encontraban solamente en posesión de Maldonado, un lugar pequeño junto al río, a unas cinco o seis millas más arriba de Montevideo. Al desembarcar, encontramos que lo que quedaba del ejército carecía de todo lo necesario para el mismo y que todos estaban bastante descorazonados. Por tierra, se veían rodeados de unos 400 hombres a caballo, que obstruían todas sus expediciones en busca de víveres e interceptaban cualquier provisión. Estos jinetes no eran soldados regulares, sino los habitantes del país, que habían acudido a defender sus hogares del enemigo.

More…

Minientrada

LOS TRES MOSQUETEROS Y MONTEVIDEO

“A los heroicos defensores de Montevideo. Alejandro Dumas, escritor al servicio de Montevideo y adversario de Rosas”.

Alejandro Dumas fue y es uno de los autores franceses más leídos. Es el autor, entre muchas otras obras, de “Los tres mosqueteros”, en la cual el joven D´Artagnan  nos guía a través de la Francia de Luis XIII y de las intrigas de la corte.

Este autor escribió también, sin pisar nunca nuestras tierras, sobre el Montevideo sitiado de la Defensa allá por los lejanos tiempos de 1845.

“La nueva Troya”, así se llamo la novela que nos dedicó.

Fue el colorado, y en aquellas épocas obviamente también militar, Melchor Pacheco quién estando en París instó a la adhesión del novelista a la causa de la defensa.

La idea de esta reseña es pensar cómo los uruguayos de esa época tenían, y también tienen por qué no, tanta influencia en los hombres. No debe ser tarea fácil mantener sitiada una ciudad durante nueve años y mucho menos resistirlos.

Existe seguramente una sola cosa que posibilita tales hazañas dignas de novela: el saber a dónde se quiere ir. Ese saber permite lograr lo imposible, el luchar por lo que se quiere y querer lo que se tiene.

Ese convencimiento de la causa que Melchor sentía fue suficiente para que un gran escritor terminara escribiendo una leyenda entera sobre lo que ocurría en un distante Rio de la Plata y hasta incluso pronunciándose a su favor.

Volviendo a nuestros días, lo único que sobrevive a la distancia del tiempo, y por ende se puede comparar, es el rumbo, la decisión, las ganas. ¿Qué capacidad tiene hoy el gobierno de contagiar por su causa? Es más, parece que este gobierno se olvidó de dónde vino, en donde está y hacia a dónde va.

En muchos temas en los que el Uruguay hoy esta anegado, literalmente hablando, el gobierno no parece convencer mucho  y no convencen porque se mueven erráticamente sin rumbo fijo, van y vienen, dejan de ir, destruyen sin saber muy bien qué van a hacer. En fin, todo lo contrario a lo que Melchor Pacheco logró con Dumas, convencerlo de su verdad. Verdad que tenía fundamentada y que posibilitó la construcción de este país.

Y para cerrar dejo una frase de Alejandro Dumas: “El orgullo de quiénes no pueden edificar es destruir.”