Las características del modelo burocrático weberiano

La burocracia supone autoridad y por lo tanto obediencia, esto le imprime previsibilidad y rendimiento. Las características principales de los funcionarios burocráticos son: especialmente calificados, abocados solamente a una tarea específica separada de cualquier otra actividad incluyendo la política y su imparcialidad en la toma de decisiones. Así como la posibilidad de avanzar dentro de la organización de acuerdo a merito. En palabras de Weber “el gran instrumento de la superioridad de la administración burocrática es el saber profesional especializado”

El funcionamiento de la burocracia tiende a ser la más racional desde el punto de vista técnico-formal, además, es sencillamente inseparable de las necesidades de la administración de masas, y su característica principal es: el saber profesional especializado.

La burocracia tiene el poder del conocimiento, de lo que realiza diariamente, en otras palabras, dominan la información de manejo diario de la administración, por lo tanto esta cualidad les da autonomía con respecto a otros actores ya que ninguno logra un conocimiento tan profundo.

El surgimiento de un nuevo sistema económico, denominado capitalista trae consigo el desarrollo simultáneo del Estado liberal y este crea una nueva forma de administración para la gran cantidad de recursos y población, llamada burocracia. Como bien lo dice Weber. “la necesidad de una administración más permanente, rigurosa, intensiva y calculable, tal como la creó el capitalismo”[1]

La economía capitalista es responsable de la creación de la burocracia, ya que para lograr desarrollo económico, el sistema capitalista requiere de una administración previsible, sumisa, altamente efectiva y continua en el tiempo. La nueva velocidad generada necesita según Weber de: “la empresa capitalista moderna descansa internamente ante todo en el cálculo. Necesita para su existencia una justicia y una administración cuyo funcionamiento pueda calcularse racionalmente”[2] Esa nueva forma de administrar, requiere recursos que son extraídos del crecimiento de la economía.

Por su parte el Estado liberal se caracteriza por una alta racionalidad, priorizando una constitución fija, mantenida en el tiempo que logra favorecer la legalidad de la administración y le otorga un marco jurídico y estructuras claras, sometiéndola al sistema de mérito para lograr palear los excesos de los partido políticos. Todas estas medidas son imprescindibles para lograr la necesaria objetividad de la administración y la imparcialidad del funcionario y se adoptaron para garantizar condiciones de eficiencia en una economía de mercado.

Bibliografía de referencia especifica:

· WEBER, Max. Los tipos de dominación.
· DECASTRO, R. Temas clave de ciencia política.
· DIAZ, Elías. Estado de derecho y sociedad democrática.

—————————————————————–

[1] WEBER, Max. Los tipos de dominación Pp. 178

[2] WEBER, Max. Los tipos de dominación Pp. 1062

Deja un comentario